Calesita

viernes, 20 de octubre de 2017

Análisis textual del supuesto Secreto de Fátima

Con el otoño europeo, todo parece precipitarse, y las hojas caen amarillentas de los árboles. Del mismo modo caen a nuestros pies, tanto verdades como mentiras.
Nos referimos al anuncio de un manuscrito de un pretendido secreto de Fátima. Este es ek enlace al que nos referimos.
LAS DOS SOR LUCÍA. – Hablar de Fátima es realmente engorroso, dado que nunca se sabe donde está la verdad, y donde la mentira. Esto se inicia desde las dos monjas llamadas Sor Lucía, que contemplamos aquí en estas fotografías oficiales, donde la de 1947 no es la de 1948. Un episodio donde se prefiere continuar tapando la realidad que se abre paso contra el viento y la marea de la muda clerecía oficial.

EL VISTO BUENO DE BERGOGLIO. – Ahora se nos muestra el manuscrito de otra parte de un supuesto tercer secreto, donde se afirma que Bergoglio autorizó su publicación, pues el mismo se origina en el Vaticano.
Si algo faltaba para hundirlo definitivaemte, es el o.k. de Bergoglio.
Manuscrito de Sor Lucía
Según calígrafos que trabajaron sobre la fotografía del manuscrito, cotejándola con esta otra, – cosa mal hecha, pues se debería analizar sobre el original, – afirman que es auténtico. Por supuesto nada se dice del papel, donde se carece de un análisis crítico del mismo; peor aún, a simple vista se percibe que el segundo tiene visos de autenticidad, mientras del primero parece emanar una patraña.
EL TEXTO
De la traducción del manuscrito se pueden sacar algunas conclusiones. He aquí lo que se ha publicado:
Ahora voy a revelar la tercera parte del secreto: Esta parte es la apostasía en la Iglesia!
Nuestra Señora nos mostró una visión de un individuo que yo describo como el “santo Padre” frente a una multitud que lo vitoreaba.
Pero había una diferencia con un verdadero santo Padre, la mirada del demonio, éste tenía los ojos del mal.
Entonces, después de algunos momentos vimos al mismo Papa entrando en una iglesia, pero esta Iglesia era la iglesia del infierno; no hay manera de describir la fealdad de ese lugar. Parecía como una fortaleza hecha de cemento gris con ángulos quebrados y ventanas similares a ojos; tenía un pico en el tejado del edificio.
Enseguida levantamos la vista hacia Nuestra Señora que nos dijo: Visteis la apostasía en la Iglesia; esta carta puede ser abierta por el Santo Padre, pero debe ser publicada después de Pío XII y antes de 1960.
En el reinado de Juan Pablo II la piedra angular de la tumba de Pedro debe ser removida y llevada a Fátima. Porque el dogma de la fe no ha sido conservado en Roma, su autoridad será removida y entregada a Fátima. La catedral de Roma debe ser destruida y una nueva construida en Fátima.
Si 69 semanas después de que esta orden se publique, Roma sigue su abominación, la ciudad será destruida. Nuestra Señora nos dijo que esto está escrito en Daniel 9:24-25 y Mateo 21:42-44
ANALIZANDO EL TEXTO
Mis consideraciones al respecto son las siguientes:
1. No se respeta el género profético en su totalidad:
Esta parte del supuesto tercer secreto queda enmarcado en lo que es una profecía. Las profecías no son los titulares de los periódicos de mañana, como piensan ciertas sectas protestantes; pues si así fuera, dejaríamos de leer los periódicos.
Aquí se fecha el manuscrito en 1944, y se establece una redundancia afirmando que debe ser publicada después de Pío XII y antes de 1960. Si Pío XII fallece en 1958, la frase antes de 1960 está de más. Error de quien habla o de quien transmite.
Quien profetiza, no ve los periódicos de mañana, tan solo ve las ideas que Dios tiene previstas, a las que San Buenaventura llamó ejemplares.
La apostasía de cierta estructura eclesial, es un exemplar en la mente divina, no un periódico. Aquí entramos en los periódicos, antes de las ediciones de 1960, y durante el “reinado” de Juan Pablo II.
Esto hace que en la profecía al faltar fechas, circunstancias y nombres, la misma se torne oscura y hermética. Mas aún, un exemplar profético puede ser útil no para un suceso, sino para varios.
Y aquí hallamos nombres como Juan Pablo II, Pío XII, hallamos una fecha precisa como 1960 y para colmo, nos topamos con circunstancias exactas, como el “reinado” de Juan Pablo II; todo dentro del exemplar de las 69 semanas. Realmente chocante.
Cuando Nuestra Señora profetiza lo hace mirando el exemplar que el Padre le pone a consideración, no leyendo las noticias.
2. Ataque velado a Juan Pablo II.
Si se lee bien el texto, se verá que va dirigido contra Juan Pablo II, pues en este tiempo es donde la Iglesia debe cambiar de sede, pues entró en apostasía.
Otra consideración merece el término “reinado” de Juan Pablo II. El último papa rey fue Pío IX. Juan Pablo II no fue un rey, ni reinó, la expresión correcta hubiese sido “pontificado” no “reinado”.
3. Destrucción del Vaticano.
Hace unos días, afirmábamos que de acuerdo con ciertos rumores, esta Revolución está por abolir el Vaticano. Tal cual lo hallamos en esta supuesta profecía:
...la tumba de Pedro debe ser removida y llevada a Fátima.
Lo redundante es que dos veces más se insiste en este cambio de sede:
...su autoridad será removida y entregada a Fátima. La catedral de Roma debe ser destruida y una nueva construida en Fátima.
4. Errores teológicos.
Recordemos que el único que destruye es el hombre, Dios no destruye, no tiene necesidad de hacerlo y jamás lo ha hecho; de allí que vemos en estas breves líneas del párrafo redundancia, fallas teológicas y una adversión manifiesta a la Roma eterna y una forma de ensuciar el pontificado de Juan Pablo II.
¿QUÉ ES LO QUE SE HIZO? –
Esta Revolución Vaticana da para todo. Ahora nos preparan sus resoluciones más atrevidas y escalofriantes, por medio de una profecía “a lo Fátima”, realmente demoníaco.
Sin embargo no todo es falso. Nuevamente estos mafiosos se subieron al caballo de la verdad para insertar la mentira, así como en su oportunidad cambiaron la Sor Lucía real, por una falsa. Sobre un texto que puede ser considerado real, agregaron un segundo texto apócrifo. Como siempre, fifty fifty
Para mi análisis, existen dos textos totalmente distintos con un enlace dudoso.
Este es el primero:
Ahora voy a revelar la tercera parte del secreto: Esta parte es la apostasía en la Iglesia!
Nuestra Señora nos mostró una visión de un individuo que yo describo como el “santo Padre” frente a una multitud que lo vitoreaba.

Pero había una diferencia con un verdadero santo Padre, la mirada del demonio, éste tenía los ojos del mal.

Entonces, después de algunos momentos vimos al mismo Papa entrando en una iglesia, pero esta Iglesia era la iglesia del infierno; no hay manera de describir la fealdad de ese lugar. Parecía como una fortaleza hecha de cemento gris con ángulos quebrados y ventanas similares a ojos; tenía un pico en el tejado del edificio.
Enseguida levantamos la vista hacia Nuestra Señora que nos dijo: Visteis la apostasía en la Iglesia.
Como se percibe, la visión termina aquí, y los señala con nitidez el epílogo:
Visteis la apostasía en la Iglesia.
Como se puede ver, el texto hace alusión no a Juan Pablo II, sino a Bergoglio, quien como buen peronista, basa la verdad en las manifestaciones populares. Por su parte, es imposible que tantas bendiciones pentecostales no hagan lo suyo, y donde se aviva un espíritu, este no sea el mismo de Lucifer.
El segundo texto es totalmente distinto, y se puede considerar como un apócrifo agregado:
En el reinado de Juan Pablo II la piedra angular de la tumba de Pedro debe ser removida y llevada a Fátima. Porque el dogma de la fe no ha sido conservado en Roma, su autoridad será removida y entregada a Fátima. La catedral de Roma debe ser destruida y una nueva construida en Fátima.
Si 69 semanas después de que esta orden se publique, Roma sigue su abominación, la ciudad será destruida.
El enlace de ambos textos puede ser de la Sor Lucía, no pertenece a la visión, y dado que lo sigue un texto apócrifo, más los motivos que dije anteriormente, puede considerarse dudoso:
...esta carta puede ser abierta por el Santo Padre, pero debe ser publicada después de Pío XII y antes de 1960.
LOS SEDEVACANTISTAS DE FIESTA. – ¿A quién beneficia la segunda parte apócrifa de la profecía? Sencillamente al sedevacantismo. Si existe algo que rompe las teorías sedevacantistas, es el papado de Juan Pablo II. Por ello lo tildan de hereje y hombre “malvado” (SIC).
Para la Revolución Vaticana que desea abolir el Vaticano, esta es su propia profecía.
Como siempre los extremos se tocan: hoy ser sedevacantista o bergogliano es lo mismo, pues por distintos caminos ambos persiguen lo mismo.
Los textos de la Escritura aludidos, también son apócrifos porque forman parte del texto agregado:
Nuestra Señora nos dijo que esto está escrito en Daniel 9:24-25 y Mateo 21:42-44.
Veamos los motivos de esta conclusión:
1. Daniel 9,24 y 25:
Setenta semanas están prefijadas sobre tu pueblo y sobre tu ciudad santa para poner fin a la prevaricación y cancelar el pecado, para expiar la iniquidad y traer la justicia eterna, para sellar la visión y la profecía y ungir el santo de los santos. Sabe, pues, y entiende que desde la salida del oráculo sobre el retorno y edificación de Jerusalén hasta un ungido príncipe habrá siete semanas, y en sesenta y dos semanas se reedificarán plaza y foso en la angustia de los tiempos.
Como se puede observar, en el exemplar de esta profecía no se habla de destruir el templo de Jerusalén, para construirlo en otro sitio.
2. Mateo 21,42-44:
Jesús les respondió: ¿No habéis leído alguna vez en las Escrituras: “La piedra que los edificadores habían rechazado, ésa fue hecha cabeza de esquina; del Señor viene esto, y es admirable a nuestros ojos”. Por eso os digo que os será quitado el reino de Dios y será entregado a un pueblo que rinda sus frutos. Y el que cayere sobre esta piedra se quebrantará, y aquel sobre quien cayere será pulverizado.
El texto habla de la pérdida del apoyo divino al pueblo hebreo por no haber creído en Jesucristo. Aquí se emplea para indicar que surge una nueva religión contra quienes permanecen adheridos a dicha piedra que es Jesucristo.
Realmente, los revolucionarios vaticanos no dejan cabo suelto, pero la mentira no puede pasarse por verdad y aquí se percibe nítidamente este burdo engaño. Como dice la sabiduría popular, la mentira siempre corre con patas cortas.


domingo, 15 de octubre de 2017

Con olor de azufre


Cuando de olores se trata, este papado sumido ya de lleno en gruesos errores, ha hecho mucho hincapié en los aromas o cierta calidad de olores.
CON OLOR A OVEJA. – Todo se inició con el pastor que tenía olor a oveja. Eran los inicios, cuando un catolicismo plenamente dormido, oía los primeros campanilleos de su despertador.
CON OLOR A NAFTALINA. – Hoy, leemos el discurso de Bergoglio a los participantes del Encuentro promovido por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, realizado, este miércoles 11 de octubre y sentimos olor a naftalina:
La Palabra de Dios no puede ser conservada en naftalina como si se tratase de una vieja manta para protegernos de los parásitos”.
EL TEOREMA DE PITÁGORAS APOLILLADO. – La cosa es seria, pues luego de leer la cita, salí corriendo a buscar mi viejo Teorema de Pitágoras que tengo archivado en la biblioteca, y con desesperación comprobé que los parásitos se lo habían comido. ¿Pero qué se habían comido? Repasé la demostración del teorema, y comprobé que era la misma que estudié en otros tiempos, tan solo la hoja del manual estaba apolillada.
Entonces me pregunté, ¿cómo puede ser que al Teorema de Pitágoras no se lo coman los parásitos, y sí le pueda suceder esta desgracia a la Palabra de Dios que es eterna?
DEJÁTE” SORPRENDER. – He aquí algo bien bergogliano:
Se me presenta el Espíritu Santo en forma de paloma y me dice:
¡Sorpresa! Hay que adaptar el Teorema de Pitágoras a los desafíos y perspectivas que se abren a la humanidad; por lo tanto ahora en un triángulo rectángulo, el cuadrado de la hipotenusa ya no es igual a la suma de los cuadrados de los catetos.
EL PROGRESO DOCTRINARIO. – De este modo, redacto un nuevo teorema de Pitágoras, donde afirmo que la suma de los cuadrados de los catetos no me da el cuadrado de la hipotenusa.
Así, con alegría bergogliana, exulto de gozo, pues abrí nuevos horizontes desde una geometría vieja y apolillada, hacia una nueva geometría, y le digo a mi amigo arquitecto:
El Teorema de Pitágoras, ha progresado, che...
¡URGENTE! – Esto es una necesidad de suma urgencia, si es posible llamen a los bomberos, ¡la Palabra de Dios todavía no vio la Luz!
Orígenes, San Basilio, San Juan Damasceno, San León Magno y el mismo San Agustín junto con San Jerónimo, no vieron nada; pues dice Bergoglio:
... la novedad del Evangelio de Cristo que, encerrada en la Palabra de Dios, no han venido todavía a la luz. 1
Por favor, ¡traigan una partera urgente!
SUENA LA ALARMA. – Si en el olor a oveja teníamos el despertador sonando su campanilla de alarma, hoy con las declaraciones de Bergoglio, las cuales se leyeron, es decir, no son improvisadas, sino pensadas, hoy, con el olor de naftalina suena la alarma de herejía:
Custodiar” y “proseguir” es “lo que compete a la Iglesia por su misma naturaleza, para que la verdad impresa en el anuncio del Evangelio de parte de Jesús pueda alcanzar su plenitud hasta el fin de los siglos”.
EL NUEVO SAN PABLO. – San Pablo ordenó a Timoteo de guardar (φυλαξαι) el depósito para aquel día, el día final, el día de la omega (ω). Lo hace tres veces: en 1 Timoteo 6,20; en 2 Timoteo 1,12; en 2 Timoteo 1,14. En ningún caso le ordena proseguir o mutar.
En cambio Bergoglio, el novedoso San Pablo o Jesús II, le ordena proseguir, hasta alcanzar la plenitud de los siglos.
NO APRENDIÓ A INTERPRETAR. – Todo nace de la desastrosa hermenéutica de Bergoglio, que en interpretar es un chapucero de cuarta categoría. Indudablemente con este pensamiento, hace referencia a Juan 16,13 que dice:
Cuando viniere aquél, el Espíritu de verdad, os guiará hacia la verdad completa, porque no hablará de sí mismo, sino que hablará lo que oyere y os comunicará las cosas venideras.
Del texto se desprenden dos temas:
El Espíritu no trae doctrinas nuevas, sino lo que oyó del Verbo o Logos de Dios,
En segundo lugar comunicará las cosas venideras. No afirma que progresa la doctrina, ni la muta, ni la evoluciona. El sector de la Iglesia que hace esta acción rompió su unidad con Jesucristo, y de allí pasa a ser herética, con más razón si ha usurpado la silla de Pedro.
ESTA ES LA BASE DE TODA HEREJÍA. – Lo más interesante, es lo que dice San Agustín sobre este pasaje:
Todos los herejes se valen de esta palabra para encubrir sus atrevidas invenciones (aun las que más horror causan a la humana razón) apoyándose en esta sentencia evangélica; como si sus sistemas se hallaran comprendidos en aquello mismo que los discípulos no pudieron entonces comprender y les hubiera inspirado el Espíritu Santo aquello que el espíritu inmundo se avergüenza de enseñar y predicar públicamente. Pero hay cosas malas que no puede soportar el decoro humano, y otras buenas que no sabe comprender la limitada razón del hombre. El mal es el que reside en los espíritus impuros y el bien el que aparta a aquel de todo ser viviente. ¿Quién, pues, de nosotros se atreverá a creerse de aquellos que comprenden las cosas que otros no pueden alcanzar? Y, por tanto, ni aun de mí debe esperarse que las diga. Pero alguno dirá: mas ahora hay muchos que pueden oír lo que entonces Pedro no podía comprender. Así por ejemplo, muchos pueden ser coronados por el martirio, especialmente después de enviado el Espíritu Santo, lo que entonces, cuando el Espíritu no había venido aún, Pedro no podía. Concedamos que muchos puedan por esta razón, enviado ya el Espíritu Santo, comprender lo que no pudieron los discípulos antes de la venida del Espíritu Santo. ¿Acaso sabemos qué es lo que Jesucristo no quiso decir? ¿Puede alguno de nosotros decir qué es lo que calló? Me parece muy absurdo que el Señor no pudiera haber comunicado a los discípulos aquellos altísimos misterios que hallamos luego en los escritos apostólicos, así como es absurdo también que de haberlo hecho el Señor, no quedara recogido en dichos escritos. …
¿Quién, viviendo en carne mortal, puede comprender toda la verdad? Cuando dice el Apóstol: "en parte sabemos" (1Co 13:9), pero es porque el Espíritu Santo hace que lleguemos a la plenitud de su conocimiento, de la que el mismo Apóstol dice: "Entonces cara a cara"; no como en esta vida, sino hasta la perfección, según el Señor nos prometió diciendo: "Pero cuando viniere el Espíritu de verdad, os enseñará y os ilustrará en toda verdad".
De cuya promesa sacamos en consecuencia que su plenitud nos está reservada para la otra vida. Pero entre tanto el Espíritu Santo enseña espiritualmente a los fieles cuanto cada uno es capaz de comprender, y excita en sus corazones mayores deseos. 2
Si como dice San Agustín, todos los herejes se basaron en este pasaje de San Juan, Bergoglio, no puede ser menos para basar su relativismo dogmático, declarado en conservar y proseguir, donde como buena herejía, parte se conserva y parte se prosigue para mutar. Herejía en fifty fifty.
LA IDEA COMO POTENCIA. – Las ideas son potencias en la mente del hombre y ejemplarismo en la concepción divina. Como potencias no mutan, ni cambian, ni prosiguen, del mismo modo que el Teorema de Pitágoras. Lo que se modifica, prosigue o actúa, es la procesión que dicha idea propone. Un arquitecto, ingeniero o carpintero, puede emplear o no, el Teorema de Pitágoras, para un puente, para un edificio, o para calcular el material de un mueble. Si la idea es una potencia, esta no muta, así como no muta el Teorema de Pitágoras.
LAS IDEAS DIVINAS. – San Buenaventura decía que la idea en Dios es un exemplar en cuanto la prevé, es verbo en cuanto que la ha revelado, es arte en cuanto la ejecuta y actúa, y por último es razón, pues la conduce a su fin último.
Como vemos el exemplar, ni evoluciona, ni muta, ni prosigue.
EL “BALURDO” DE BERGOGLIO. – Ahora aclaremos las confusiones de este pobre jesuita, caído en la ignorancia:
1. La Tradición es una procesión, ergo es algo vivo; pero la doctrina que se transmite vive en Dios, es una potencia, es un verbo, y si se afirma que vive en el hombre, se afirma indirectamente que no vive en Dios:
la tradición es una realidad viva, y solo una visión parcial puede pensar en el ‘depósito de la fe’ como algo estático.
2. La Palabra de Dios me llega por Tradición, pero no es una procesión, de allí que es estática y no dinámica en el pensamiento por ser exemplar y verbo; pero actuante en cuanto arte y razón. Lo que hace el Espíritu es modificar su actuación, nunca modifica ni el exemplar, ni el verbo, puesto que Dios no muta, y es estático. Una doctrina que progresa, es mutante y devela un Dios imperfecto y veleidoso, de allí este “balurdo”:
La Palabra de Dios es una realidad dinámica, siempre viva, que progresa y crece porque es atraída hacia un cumplimiento que los hombres no pueden parar.
3. Lo que progresa es la razón, no progresa el exemplar ni el verbo, de allí que afirmar lo que sigue, puede ser tomado como blasfemia al Espíritu Santo:
No se puede conservar la doctrina sin progreso, ni puede estar ligada a la lectura rígida e inmutable sin humillar la acción del Espíritu Santo.
4. El misterio goza de cuatro dimensiones (Cfr. Efesios 3,18): amplitud (το πλατος), en cuanto al universo que abarca; largura (το μηκος) en cuanto que define una procesión; profundidad (το βαθος), en cuanto todo lo que es en sí mismo; y altura (το υψος), en cuanto eleva místicamente. No busque el progreso porque no se encuentra.

Sentimos el olor a oveja cuando una campanilla del reloj marcó la hora de despertarse; hoy sentimos el olor a naftalina, cuando suena la alarma de herejía; yo siento tanto olor de azufre...
1 Es necesario y urgente que, frente a los nuevos desafíos y perspectivas que se abren para la humanidad, la Iglesia pueda expresar la novedad del Evangelio de Cristo que, encerrada en la Palabra de Dios, no han venido todavía a la luz. Bergoglio dixit.
2 Catena Aurea: San Agustín, in Ioannem, tract., 97.

jueves, 12 de octubre de 2017

Marcha hacia las fronteras


El 7 de septiembre, más de un millón de polacos marchó hacia las fronteras para formar un muro humano y allí rezar el Santo Rosario. La consigna era Dios, Patria y Familia.
El episodio fue silenciado por la Revolución Vaticana, la cual ve la batalla de Lepanto con malos ojos, pues no se acomoda al objetivo central que se persigue de “comunión universal”.
Junto a la Revolución Vaticana, muchos medios periodísticos silenciaron el episodio; pues si donde va el mundo, allí va Bergoglio, con más razón, donde va Bergoglio va el mundo.
Lógicamente, este es otro impacto sobre el rostro ya bastante golpeado de Bergoglio.
Aquí está lo que para algunos no pasó, ni pudo haber pasado:




sábado, 7 de octubre de 2017

Impacto


La aparición de la Correctio, removió toda la débil estructura del clericalismo bergogliano. Hubo dos instancias de salir al encuentro de la iniciativa, por parte de la clerecía vaticana.
EL AVESTRUZ. – La primera fue la del Cardenal Müller, quien es difícil saber a qué juega, y en este caso actuó primeramente como el avestruz que ante el peligro hunde su cabeza en la tierra:
La Iglesia está "muy lejos" de una situación en la que el Papa necesita una "corrección fraterna" sobre Amoris Laetitia, porque el Santo Padre no ha puesto en peligro la fe y la enseñanza de la Iglesia. 1
Eran las primeras horas, cuando solo se manifestaba menos de un centenar de firmas. Negar el hecho era lo lógico y aconsejable. Es lo que la clerecía, la misma que Bergoglio tildó de mundana, y a la cual él pertenece, cuando surge algo que los incomoda, niegan como cuerpo el fenómeno. El silencio es la primera respuesta. Luego como veremos, viene la mentira:
¿Corrección? ¿Qué corrección? Aquí no hay ninguna corrección.
Si se demuestra que hubo herejías, es inútil decir que no las hubo. Siguen los pasos de su maestro Lutero y dicen: No somos herejes, aquí la doctrina no se toca. Pero ocurre, que cuando las procesiones se cambian, es porque la doctrina ha cambiado, algo tan simple, pero la lógica del hereje consiste en no contemplar la realidad que se le presenta, sino solo su pensamiento.
PAROLIN Y SUS SUTILES SOFISMAS. – Pero a medida que pasaban las horas, el Vaticano observó con desesperación que las firmas aumentaban frenéticamente, entonces salió el cardenal Parolin a tratar de frenar un poco la avalancha:
Las personas que no están de acuerdo expresan su disentimiento, pero en estas cosas uno tiene que razonar, tratar de entender.
Típico sofisma “a lo Parolin”. ¿Qué es lo que hay que razonar? ¿Qué es lo que hay que entender? Como se ve, luego de razonar, y por ende entender bien a donde nos conduce esta clerecía mundana, se nos pide otro razonar y otro entender, pero no se dice lo que se debe razonar ni lo que se debe entender.
LA PALABRA MÁGICA. – ¿Cómo se soluciona esto? Y allí surge la palabra mágica: Diálogo.
Esta clerecía ha hecho del diálogo el mecanismo generador de la nueva doctrina. Repito lo dicho en otros artículos; esta clerecía ha adoptado el concepto masónico consistente en que las acciones generen la teoría, por ello dialogan para buscar un camino como salida a no se sabe donde.
Según estos clérigos, dialogando podemos llegar a un nuevo dogma, y a esto se lo llamará, como lo pregona la clerecía argentina: la lícita evolución del dogma. Bergoglio lo dijo con toda parresia en Bolonia:
Os recomiendo que, en vuestras comunidades, en vuestras parroquias, en vuestros grupos, os aseguréis de que haya este diálogo. Este diálogo hará milagros.
SORDERA INICIAL. – Veamos ahora como es este diálogo. Dice Parolin que se debe dialogar, pero desde el vamos se niega la Correctio. ¿Entonces a qué viene el diálogo? Sencillo, es para “razonar” y “entender”, con el fin de terminar afirmando que la clerecía tiene razón. En esto consiste el “diálogo de sordos”, y la primera sordera nace de la clerecía.
EL GRAN SORDOMUDO. – Veamos otro ejemplo. Cuatro cardenales presentaron sus Dubia a Bergoglio. Bergoglio es sordo, y por ser sordo es mudo, no responde; tan solo se anima a decir que las críticas son respetables, pero equivocadas. He aquí el diálogo del clérigo Bergoglio:
Primero cambia la esencia del tema; los Dubia no son críticas, la Correctio no es una crítica.
Por último, luego de cambiar la esencia del hecho, agrega: Están equivocadas. ¿Entonces, es posible un diálogo con esta clerecía mundana?
¡MILAGRO! – ¿Y dónde está el milagro? Es el milagro de la nueva doctrina, algo similar a Los Amores de Leticia. Ya no es el Logos enviado por el Padre para enseñar su doctrina a los hombres; sino que ahora es esta clerecía mundana que nos quiere imponer un diálogo que reemplaza al Logos para cambiar la doctrina revelada. La jugada es clara y patética.
ÚLTIMA JUGADA DE MÜLLER. – Luego de esta manifestación de Parolin, Müller saca su cabeza del pozo cambiando velozmente de posición y hace un esfuerzo para colocarse en el centro de la escena, de allí que propone el diálogo de Parolin según leemos en este sitio:
...esta iniciativa podría llevarse a cabo con “algunos destacados representantes” de los “dubia”, así como de la “corrección filial”, y se centraría en las “diferentes y a veces polémicas interpretaciones de algunas afirmaciones del capítulo VIII de Amoris Laetitia”. 2
Entonces nos preguntamos, ¿para qué se gastaron tanto dinero en montar dos sínodos? Es ridículo, y el ridículo parece formar parte de la política de Müller.
¿CINISMO? – ¿Qué nos proponen, hacer la hermenéutica de Los Amores de Leticia? Ahorremos tiempo, que Bergoglio rompa su caprichoso silencio y diga con claridad y parresia lo que propone, pues caso contrario nos vemos tentados a pensar que lo dicho en Bolonia es cinismo puro:
Tengan el coraje de hablar, sean transparentes a la manera de San Pablo, que insiste mucho sobre la parresia.
UNA SOLA RESPUESTA. – La única respuesta a estos cardenales caídos en la degradación mental del mundo, es esta: La doctrina de Jesucristo no se dialoga, se acepta, se cree y se ejecuta contra el mundo y sus sofismas.
Como se puede notar, no salen a decir que es falso lo que se dice, y no lo pueden hacer porque es la verdad; salen a decir que se dialogue, para que nosotros que somos los tontos del caso, ingresemos en el juego de ellos.
A esto solo existe una respuesta: firmar la Correctio. Es una forma de demostrales que no estamos de acuerdo con esta clerecía empapada de la moderna mundanidad.
ESENCIA DE LA NUEVA HEREJÍA. – Monseñor Giuseppe Lorizio, en el mismo diario de la Conferencia Episcopal Italiana, afirma la primacía de la pastoral sobre la teología.
He aquí el dogma de esta clerecía herética: Las procesiones generan la doctrina, es decir la pastoral modifica la doctrina.
Y para rematar la herejía, Roberto de Mattei nos dice como se impone:
Monseñor Forte añadió en Avvenire que al documento no pueden adherirse «quienes son fieles al sucesor de San Pedro, en el cual reconocen al pastor que dio el Señor a la Iglesia como guía para la comunión universal. La fidelidad siempre se dirige al Dios viviente, que actualmente habla en la Iglesia a través del Papa».3
Lo que se busca no es obedecer a Cristo, sino a la clerecía mundana, la cual busca contra toda doctrina, la comunión universal. Con esto se cambió el discurso de Jesucristo antes de la ascensión, quien según estos clérigos, no mandó evangelizar, bautizar y enseñar, sino que ahora quiere la comunión universal, y se manifiesta milagrosamente por medio de un caprichoso sordomudo, porque ha sido tocado por la vara mágica del diálogo en el monte Sinaí, y como otro Moisés es su intérprete, o como lo define Antonio Socci, ahora Bergoglio es ni más ni menos que Jesús II.


1 https://www.thecatholicthing.org/2017/01/10/muller-no-correction-forthcoming/
2 https://infovaticana.com/2017/09/29/parolin-la-correctio-filialis-importante-dialogar/
3 http://panoramacatolico.info/articulo/impacto-a-nivel-mundial-de-la-correctio-filialis

viernes, 6 de octubre de 2017

Nuestra Señora del Rosario


7 de octubre de 1571, la agresiva flota turca sucumbe ante las naves de la liga católica, impidiendo el avance musulmán sobre Europa.
Por tal motivo, Pío V agradecerá a la intervención de la Virgen, el resultado de esta resonante victoria contra el imperio otomano y su Corán.

7 de octubre fiesta de Nuestra Señora del Santísimo Rosario.



Oración
DEUS, cujus Unigénitus per vitam,mortem, et resurrectiónem suamnobis salútis ætérnæ præmiacomparávit: concéde, quæsumus; ut,hæc mystéria sacratíssimo beátæMaríæ Vírginis Rosário recoléntes, et imitémur quod cóntinent, et quodpromíttunt, assequámur. Per Dóminum...
OH DIOS, cuyo Hijo Unigénito, con suvida, muerte y resurrección, nos hamerecido el premio de la salvacióneterna: danos a los que meditamos estosmisterios en el santísimo rosario de labienaventurada Virgen María, imitar loque contienen y alcanzar lo queprometen. Por Nuestro Señor...




martes, 3 de octubre de 2017

Firma de la Correctio Filialis

Tomo el siguiente texto de Como Vara de Almendro:

Por CHIESA E POST CONCILIO. 26 de septiembre de 2017.
En la dirección de aquí abajo es posible firmar una petición de apoyo a la Correctio filialis de haeresibus propagatis. Por cada firma, se envía un correo al Vaticano. El promotor, Steve Skojec [OnePeterFive] espera inundar el buzón del correo vaticano. Al momento en el que escribo, en menos de dos días hábiles, ha reunido ya más de 7.300 firmas.
Es una iniciativa eficaz también desde el punto de vista mediático (probablemente el mejor), porque da cuenta de cuántos son los firmantes, y por tanto, cuál es el apoyo “del pueblo” a la Corrección.


Para la firma, en la página de Steve Skojec, saldrá un menú donde se escibe el Nombre, Apellido y se deja el Mail, el cual es enviado al Correo Vaticano.
Si son varios los que firman una carta, se puede enviar a info@correctiofilialis.org



lunes, 2 de octubre de 2017

“Dejáte” sorprender


Tal como lo hallamos escrito en el peculiar credo bergogliano, Dios trae sorpresas, y podemos decir que Bergoglio lo imita, pues de vez en cuando nos regala una.
Esta es la sorpresa del momento, donde ha hecho llamar al Cardenal Burke para que retorne al Vaticano como miembro de la Signatura Apostólica. Noticia originada en Associated Press, donde The Remnant efectúa su comentario.
Recordemos someramente su historial. En 2014 Bergoglio echa a Burke del Vaticano, por su oposición a las novedades que los bergoglianos aportaban sobre el sacramento del matrimonio.
Bergoglio que nunca percibe las consecuencias de sus acciones, pensó que Burke moría ocupado con los asuntos de la Orden de Malta.
Este episodio originó el fenómeno Burke, quien fue llamado de todas partes para dar conferencias, como relatamos en nuestras entradas anteriores.
Su expulsión vaticana, generó un franco oponente al papado de Bergoglio, no porque Burke se lo propusiera, sino porque los católicos vieron en él una persona sincera y de recta doctrina, algo que no perciben en el che papa; y así se constituyó en un guía de esta Iglesia desorientada.
Bergoglio no está acostumbrado a tener un oponente delante suyo, que sea superior a él. Burke lo es. Por tal motivo tomó dos desastrosas decisiones:
La primera fue intervenir la Orden de Malta, sin ningún respeto a los historiales y a los códigos establecidos, donde se apoderó de sus fondos.
La segunda, como esto no hizo mella en el cardenal, lo envió a la isla de Guam para sacarlo del centro de la escena.
En quince días, Burke estaba de regreso en Europa, luego de haberse ocupado del caso encomendado, y prosiguió alentando a los católicos, cosa que tratamos en este artículo.
Bergoglio está acostumbrado a aplastar a sus oponentes, algo que con ironía muchos tildaron con el verbo misericordiar, pero con Burke no puede tal misericordia, tal la prudencia con la cual se ha movido el cardenal.
Las opciones con las cuales se enfrentó ahora Bergoglio con el caso Burke nuevamente fueron dos:
Primera, lo deja donde está, mientras él ignora que hará Burke mañana, y es indudable que le teme, pues siempre bajo esa máscara de hierro de absolutismo total, se oculta un Bergoglio de muy frágil seguridad.
Segundo lo vuelve a incorporar al Vaticano para tenerlo ocupado y vigilar su conducta.
De las dos opciones, Bergoglio se vio obligado a elegir el mal menor, es decir, incorporarlo nuevamente en el Vaticano, acontecimiento que The Remnant llamó Throws a Curveball.
Supongo que debe haber meditado en lo que esta medida le puede significar, como ser un nuevo descrédito a su persona, la cual no acierta con lo que se debe hacer. Y así su figura ya deshilachada, sigue erosionándose día a día; figura donde solo encuentra consuelo en el lumpen que lo adula, y en las masas que no lo conocen.
Es llamativa su falta de política, en un papado que quiere ser político, donde se percibe una impericia llamativa en el manejo concreto de los personajes y de las circunstancias.


sábado, 30 de septiembre de 2017

Refundar o Refundir la Iglesia


A Bergoglio le dieron cinco años para rehacer la Iglesia o tal vez para refundar la Iglesia. ¿En qué consiste este rehacer o esta refundación? ¿Acaso nos creemos que un simple documento, como Los Amores de Leticia, puede rehacer o refundar una Iglesia? Indudablemente existe algo más, para que la “Mafia de San Galo” se tomara tanto tiempo y montara tantos planes por un simple documento que ha quedado acorralado, cuestionado y es cada día el deterioro erosionante de quien se hace llamar: “El Obispo de Roma”.
¿Qué meditaban los prelados mafiosos en sus “ejercicios espirituales” de San Galo? ¿Qué planes tienen entre manos para aplicar?
Hoy han surgido rumores, de lo que podría ser el plan para ejecutar en este quinto año del reinado absoluto del Che Bergoglio, o tal vez, luego de su papado de transición.
Ya se sabe que lentamente, aduciendo distintos motivos, se han colocado a todos los prelados, bajo el poder papal, quien puede cesar un obispo cuando lo desee y en las circunstancias que crea conveniente. Si la Iglesia estaba pendiente de una persona, la papal, hoy la cosa es mucho mayor que en los años precedentes. Como ya dijimos, el poder de Bergoglio es un poder absoluto, muy bien podría decir: La Iglesia soy yo.
Originalmente no fue así. A San Ambrosio lo eligieron los fieles de Milán, y quien dio el nombre para su candidatura, fue un niño proponiendo un catecúmeno, quien no había recibido aún el bautismo.
Hoy los obispos son elelgidos desde el Vaticano, y este no está dispuesto a compartir esta prerrogativa con la totalidad de los fieles, pues ni siquiera se los consulta. En estos últimos años, a Monseñor Lefebvre se lo excomulgó por ordenar obispos sin autorización del Vaticano.
Más aún, los obispos deben obligatoriamente renunciar a los 75 años, cuando originalmente jamás fue así.
Como se ve, si para reformar la Iglesia se debe acceder al sillón papal, con mucha más razón para refundarla, caso contrario, dada la mentalidad de los mafiosos, que siempre existen, las reformas de fondo o las refundaciones, son imposibles.
¿Qué reformas planearon los mafiosos de San Galo? Por ahora son solo rumores. Antonio Socci trata de explicar a su modo, este plan de refundación de la Iglesia.
Se está estudiando la forma de abolir con un solo golpe de gracia al Vaticano. Los alborotos internos, el caos administrativo reinante, el inicio del Vatileaks III, ayudan a este propósito. En este momento, se esperan nuevas filtraciones de una caja de seguridad violada que guardaba secretos de alto estado.
Este principio parece una locura, pero se está estudiando la forma de que al Papa no lo nombren los cardenales.
El cordobés Fernández, a quien también los italianos ya llaman “Tucho”, quien saltó a la fama por su libro, “Sáname con tu boca, El arte de besar”, Editorial Lumen, obra desde ya forzosamente agotada, opina que los cardenales están de más. Sin embargo, las acciones de Bergoglio no van en este sentido, sino tal vez en estudiar la forma donde la elección de Papa, sea dada por el mismo Papa reinante; es decir, que el Papa elija su sucesor para luego emitir su renuncia y de esta forma dejar a los cardenales como pajes de corte. Este sería el único medio para que la refundación de la Iglesia subsista en el tiempo. “Tucho”, ya dijo que la Curia vaticana no es esencial, y como buen bocón que es, adelantó que el Papa puede residir en cualquier parte. Evidente que el arzobispo “Tucho”, algo sabe.
Benedicto XVI, estúpidamente ya colaboró con este plan renunciando, y el quinto año del papado del Monarca Absoluto Bergoglio, está en marcha, esperemos los próximos acontecimientos para observar si esto tiene indicios de realidad.
Para el lenguaje del Río de la Plata, el verbo refundir adquiere el significado de destrucción total. Es lo que tal vez el che, Obispo de Roma, cual otro Terminator, debe estar pensando, que refundir es igual que refundar.
Si este rumor es real, habremos comprendido bien cuales son los alcances del término revolución.
En este caso, consiste en absolutizar la Iglesia, lo cual no es un indicio sino una realidad, para tenerla maniatada, lo cual es otra realidad, destruyendo de este modo su reino, para que todo se caiga.
No estamos delante de un mal Papa, donde es cuestión de esperar que muera pronto para elegir otro mejor. Estamos dentro del torbellino de una conjura internacional, donde el che Bergoglio es una pieza más del rompecabezas.
Este no es un plan propuesto por el che Bergoglio, sino por la sinarquía occidental, donde un tercermundista trasnochado, cual otro Atila, pide por un lado acoger todos los musulmanes del mundo, y por el otro lado, ejecuta destruir hasta los mismos cimientos del Vaticano.
Es indudable que para la rica Iglesia teutona, imbuida, al igual que Bergoglio, de la reforma luterana, el Vaticano es un estorbo, y al eliminarlo la dejaría con el mando supremo del Orbe, sin oponentes a la vista, y de este modo imponer los postulados del idealismo teológico de Tubinga.
¿Para este plan de la mafia de San Galo, Bergoglio sigue siendo la pieza clave?



lunes, 25 de septiembre de 2017

Tapen la Luz


La política es como un espacio. Dentro de este espacio, cuatro cardenales lograron acorralar a Bergoglio, haciendo uso de sus mismos escritos. Bergoglio goza de la libertad de un líder pero en estado de sitio.
El domingo se conoció un documento de 28 folios, donde hasta hoy 68 firmantes corrigen las afirmaciones bergoglianas. Tal documento puede bajarse en PDF desde este enlace.
Se dijo que esta dirigencia vaticana propicia una Revolución, palabra que no agrada a algunos, pero como me he movido mucho tiempo en la política, aprendí que no se puede despreciar las definiciones que algunos se dan a sí mismos, puesto que los pinta en cuerpo y alma.
Estamos en medio de una Revolución, donde una mafia (así se llamaron), conocedores de las debilidades de los cardenales, tomó el poder del papado, con un plan bien orquestado.
Que la respuesta a esta Revolución se llame contrarrevolución, puede ser considerado posible, y es dentro de esta política donde se produce este fenómeno de la corrección a las enseñanza “papales”.
El documento deja en claro, que la renuncia de Benedicto XVI, no es aceptada con toda claridad por la totalidad del catolicismo. Entre los firmantes, hay algunos que piensan, como lo hago yo mismo, que Benedicto XVI es el auténtico Papa.
Este fenómeno puede verse desde varios ángulos:
1. Desde el ámbito doctrinario, dicen los bergoglianos, entre ellos la inútil jerarquía episcopal argentina, que las enseñanzas de Bergoglio son pastorales y no doctrinarias. He aquí la debilidad de esta generación perdida; las acciones son siempre procesiones de la doctrina, y cuando las procesiones cambian radicalmente sobre un tema, como es el sacramento del matrimonio, es porque la doctrina es otra. Esto es lo que se afirma en dicha Correctio.
Acontece, que la doctrina católica, es una pieza de relojería divina, y donde se cambia una pieza por otra, todo el resto del mecanismo doctrinario entra en contradicción. Esto es lo que con acierto también afirma la Correctio.
Quien toma con fina ironía el tema, es Sandro Magister, donde hace incapiéen una de las frases de Bergoglio:
Si me equivoco corríjanme.”
Al mismo tiempo expone los firmantes con sus respectivos cargos.
Quienes lean la Correctio, verán que se ataca el relativismo de Bergoglio como sus escandalosas simpatías reivindicativas hacia el monje rebelde Lutero.
2. El hecho de corregir en público, y para toda la catolicidad, a un supuesto Papa, es un hecho catastrófico. No encuentro palabras para definir este desastroso fenómeno, y señala la absoluta deficiencia de quienes lo eligieron, quienes dieron por católico, a un peronista argentino quien también era Cardenal.
3. Visto desde el espacio político el círculo del sitio, se estrecha para Bergoglio.
4. Analizados los firmantes, son todos intelectuales de peso. Un solo obispo firma la Correctio, Mons. Fellay, y para mí lo hizo por tres razones: una porque no tiene nada que perder; la segunda porque estaba al margen de todo, y esto lo introduce de algún modo en el centro de la escena; y la tercera, es porque no ha visto lo que en realidad sucede.
5. Nadie lleva las de ganar en este enfrentamiento revolucionario – contrarrevolucionario. Bergoglio está sitiado, y los contrarrevolucionarios no quieren forzar ciertas consecuencias que se vislumbran como inevitables, como es la del cisma. De allí el delicado tratamiento de la Correctio.
6. Los cardenales de peso político, prefirieron mantenerse al margen. Es indudable que juegan al desgaste de un Bergoglio, quien cada día está más erosionado por los vientos de la verdad. Dijimos en otros artículos, que este papado, está ya agotado; solo se mantiene en pie por el voluntarismo de un autócrata, quien cada día manifiesta su lamentable falta de sentido común.
7. Es indudable que detrás de los intelectuales firmantes, están obispos y cardenales que aprueban la maniobra y se reservan para una actuación definitiva cuando las circunstancias lo hagan posible. Estos prelados usan la táctica de la legión romana: poner en primera fila a los novatos, reservando para los veteranos la última fila.
A todo esto, ¿cómo vio el mundo este fenómeno?
1. Son todos unos blogueros, dijo alguien tratando de minimizar el impacto. Notemos el pésimo análisis que hacen del hecho, algo propio no solo en quienes carecen de capacidad de pensamiento, sino que sus falencias son siempre su fuerte periodístico.
2. Son una minoría, dijeron otros. Esta es la fuerza del mundo. Para las tinieblas, lo importante es la cantidad, de allí la pregunta que se nos hace: ¿cuántos son ustedes? El número marca para el mundo oculto en tinieblas, la verdad del hecho. 
Acontece, que en esta guerra cósmica entre Luz y Tinieblas, basta con que solamente uno encienda la Luz, para que las tinieblas comiencen a disiparse. De allí que nuestra lógica no es la del mundo, y no necesitamos de la cantidad, como tampoco salimos corriendo, como hacen ellos, para tapar la Luz que se filtra por alguna rendija. 
Hoy nos enteramos que desde los ordenadores del Vaticano, no se puede acceder al sitio www.correctiofilialis.org, donde está disponible el documento en cuestión, y entre quienes afirman esto, se encuentra el Corriere della Sera
Como se puede observar, es indispensable tapar los lugares por donde se filtra la Luz.